Saturday, August 04, 2007

1.



Perú es un buen lugar, desordenado, fácil para limpiar como para esconderse. Eso de limpiar me suena a película de Tarantino. Qué asco Tarantino. Esos tipos vestidos como garzón y una musiquita de rock como telón cargando unas aparatosas escopetas y después disparando en el oreja de un gueón amarrado en una silla, también vestido de frac, como ganster de Hollywood y sigue la musiquita expresándose por los parlantes del cine, para amenizar la muerte o volverla más simpática. Después Tarantino ridiculizando a los japoneses con esa Uma Thurman de buzo amarillo pegando patadas al aire como enferma mental o Tarantino ridiculizando a los mexicanos como si olieran a fritura. Todo el sur de Estados Unidos huele a fritura y sobaco. Las calles de Tacna huelen a mi sobaco y a la fritura de las cocinerías callejeras o carritos sangucheros –como le llaman aquí-,las murallas son opacas, el aire tiene esa espesura a ciudad sin mar, los taxis que cruzan la frontera son largos tipo años 70 y la gente come pollo con papas fritas en la calle. Latinoamérica = bodega humana. Me gustaría torturarte Tarantino de la chuchesumadre, así como los haces en Hostel con esos indefensos turistas gringos, pobrecillos, tus compatriotas, que van a esos países rumánicos o hungáricos –balcánicos, diría mejor- donde los vampiros andan en la calle, sueltos, vestidos con Levis o de tetas rosadas y vaginas bien depiladas. Nada más efectista que el cine. Igual que ese sicópata de telenovela que anda salpicando sangre en la tele chilena y un gueoncito político se horroriza ¡oooooh!, como si ese país de mierda no estuviera acostumbrado a la tortura. Y le digo a ese político “cresta de gallo” que ese gordito Romo como Cristo recibió todos los pecados del hombre y murió en la soledad, en la mugre, salvo por unas monjitas de buen corazón que recogieron el bulto. Romo se llama nuestro Cristo, Romo es el cordero de Dios dispuesto al sacrifico para lavar nuestras faltas, nuestra deshumanizada capacidad de intolerancia, Romo es el muñeco Vudú.
A Taratino le gustaría hacer la película de Romo, la biografía, con una serrucho de utilería y una bolsa de sangre y detrás la imagen de Pinochet, con esos lentes negros de carey. Podría rodar la película en los desiertos de México, país del perfumadito Alejandro González iñarritu, el de “Amores Perros”, que ya no parece mexicano, que ya no parece latino.
Estos meses me he dedicado a ver películas de Taratino, sí. Estoy aprendiendo de Tarantino. Estoy aprendiendo que el dolor no existe o se convive en el Tercer Mundo, en Perú, en Tacna o en Alto Hospicio. Ese fascista de Tarantino me delegó una misión: limpia al mundo de las ratas y serás salvo. Hace un rato compré en el mercado de baratijas una cámara de video. Me faltó el cable para conectarla a este computador de mierda.

6 comments:

Antonia Paz Hernández said...

Qué excelente vuelta¡¡¡¡¡¡¡¡¡
Pasaste del periodicucho a la imagen y a los santos de hollywood. Bien me parece.
Supongo que leíste LA silueta de los Paparazzi en hepa, obvio. Todo se está juntando, parece, es como migajas virtuales para los aburridos del muno. Me parece bien.

Saludos

Toña

Gabriel said...

Estás viajando hacia el norte, como Arturo Gordon Pym pero al revés. Sigo leyendo.

G

Rubén Ananías said...

"Estoy aprendiendo que el dolor no existe o se convive en el Tercer Mundo, en Perú, en Tacna o en Alto Hospicio". Creo que son de eas frases que son dignas de recordar, como si fueran de un libro salvado del mar como diría un cantautor. Son de esas frases en las cuales te pones a pensar en la historia, en lo vivido, enlo que sale y en lo que se omite en el diario. Son de esas frases que son recordadas, la frase que más me llegó.

Saludos

Rubén Ananías.

desperat said...

BUENA!!!!. Sorprende, he paseado harto por los blogs ultimamente, y al final uno puede volverse un poco comodo con lo que lee, pero se nota cuando algo resalta. puta... bien poh

Fhayruz said...

"Tarantino de la conchesumadre"

Hey! que bueno volver a leerte, que buen descubrimiento, que bueno descubrir que esta novela sigue...y me parece que Tacna es un escenario perfecto...Tacna es frío, después de las 8 de la noche hay un frío intenso, un frío extraño ni siquiera parecido al frío del altiplano chileno, es un frío que quema, que parte las manos.

El otro día veía las noticias de cuando encontraban a la niña chilena desaparecida en españa, me soprendió como las imágenes de los pacos españoles en ese lugar eriazo se parecían a las imágenes mostradas en las noticias hace unos años atrás de la búsqueda de las niñas de Hospicio, me acordé del psicópata, me acordé del cómplice del psicópata, del periodista psicópata y que andará haciendo en Tacna, seguramente en alguna hostal de mala muerte cagándose de frío, dándose de cabezazos contra la pared sólo por costumbre, aunque quizás aun lo persiga la culpa, quien sabe...a la culpa uno también se acostumbra, se acostumbra tanto que después la ignora, ya no la siente, ya no duele...

"como en la película de Tarantino, esa po! cuando el loco le corta la oreja al paco, shi es igual po! ya no hay comunicación...si le cortai la oreja a un paco ya no le podí volver a hablar po...ya no hay comunicación: Yo le hablo y ella calla, le pregunto y no contesta, le grito y no contesta, no me escucha, no me pesca, silenciosa ella es, una chica poco comunicativa..." -Mauricio Redolés-

Este psicópata está pensando mucho, le debe sobrar tiempo para pensar y esa weva a la larga lo debe destruir, mucho timepo libre y pensar mucho a veces no hace bien, sobretodo si en la mente se tiene tanta mierda=culpa...siempre me pareció que este loco es un poco autodestructivo, si no, fumaría hierba y no pasta.

Me alegra poder seguir leyendo...nos leemos

SALUDOS!

Luz said...

Hola!!

Me inquietas con el esta entrada y lully, Reflexiones al desnudo

Hola!!

Me inquietas con el esta entrada y inquieta Tarantino.

"Latinoamérica = bodega humana".
Te envío alas de libertad para todo el ciberespacio.

Te saludo con pétalos frescos de la Feria de las Flores que por esta época se celebra en Medellín, Colombia. Recibe un abrazo afectuoso!